«

May 21

Crítica de la película Night Moves (2013)

Todo sistema o forma de gobierno plantea por definición y necesidad una realidad y una forma de relacionarse con las personas, con los bienes y por su puesto con la naturaleza. La producción y reproducción del sistema capitalista excede a la idea de producción fabril. El sistema capitalista en su fase imperial no sólo propone un tipo de vínculo con la clase trabajadora, sino que necesita para conservar su hegemonía por sobre otras formas y medios, una necesidad de producción de fuerza de trabajo y una igual o quizás mayor necesidad de reproducción de los mismos. La reproducción no sólo se juega en la prolongación de una idea de familia o de trabajo, sino que el medio en el que opera este sistema también se ve implicado y sometido a una dinámica en función de la ideología dominante. No es menos natural que un sistema que repele a la naturaleza del ser humano, poco o nada repare en la naturaleza del medio en donde este habita.

La contaminación y la destrucción del mundo es la consecuencia natural de la producción a gran escala con la única finalidad de producir ganancias, sin cuidar ni contemplar la sustentabilidad del medio ambiente. Entonces así como grupos se dan en organizarse contra el sistema todo, contra las formas de trabajo y explotación, contra la vigencia de una moral desmoralizante, otros grupos se dan en trabajar y combatir con y por el medio ambiente, entendiendo por su parte que es la necesidad primaria para la continuidad de la raza. En este contexto sitúa la directora a sus criaturas. Acciones programadas y de conciencia, o pequeños actos furtivos de manifestación, de ejemplificación con los que hacer retroceder y hacer pensar. El film nos propone argumentalmente una idea concreta, un grupo de tres personas hará volar una represa eléctrica que está contaminando un rio y un bosque, eliminando la flora y la fauna natural. Esta voladura, buscará mancomunar las ideas de resistencia y soberanía del hábitat contra las grandes corporaciones que todo lo arrasan en función de producir más ganancias en menos tiempo, al menor costo posible.

El film no pretende mostrar un hazaña ecologista, sino poner sobre la mesa una discusión sobre cómo y hasta qué punto hay que actuar en función de una idea. Porque como su compañera de ideas, “The East”, donde una muerte detona la fragilidad de todo el argumento, las convicciones se tambalean y la revolución naufraga como una parte de la presa. El acto liberador no pasa de un mero atentado, la desaparición y muerte producida por la voladora es ahora sólo un elemento de suspense que transmuta la naturaleza de la película en la cual se pasa de un discurso ecologista a una mala ficción de argumentos moralistas que se chocan contra la contingencia de dos tramas que luchan entre sí dentro del film. Entonces sí, ahora los planos sueltos, cuasi pictóricos y aleccionadores en un comienzo, mutan en indicios de este suspense que terminará con un asesinato frío, aunque desesperado, de una compañera. La defensa de la naturaleza comprende a un río, pero no a la vida de una compañera. La directora se pierde en su propia pregunta. El film que pretende abrir el juego a una discusión latente, se cierra en un conservadurismo narrativo que para subsistir en la trama elimina todo ápice de conciencia y humanismo.

El sistema imperante es la resultante de una interacción de partes y fuerzas que son necesarias para su producción y reproducción. Así como la voladura de una de las doce partes de la presa, esta película falla en la tentativa de que universalizando una idea particular, acotada, pretende derrocar una idea imperante que se sustenta más allá del medio ambiente. El capitalismo no es anti-naturalista, es anti-humano. Pretender que la enajenación desaparezca sin derrames de petróleo o sin contaminaciones de ríos, es una idea tan fútil y perenne como la idea de volar una compuerta de la presa de un río compuesta de muchos elementos más. El sistema no puede ser mejorado, el sistema debe ser derrocado en su totalidad fundando las bases de otras relaciones materiales, sociales y ambientales.

Deja un comentario